lunes, 24 de febrero de 2014

¨Porque no aflige ni entristece voluntariamente a los hijos de los hombres.¨

 
Lamentaciones 3:33 ¨Porque no aflige ni entristece voluntariamente a los hijos de los hombres.¨
 


Cuando un huracán azota un lugar trae consigo mucha lluvia y fuertes vientos que causan que los árboles que tengan ramas secas e infructuosas  se desprendan y estas  ya no formen jamás  parte de ellos.
Así sucede en nuestras vidas cuando vienen las aflicciones o adversidades,  ellas son en realidad muy difíciles para nosotros pero todo aquello que está seco, muerto e infructuoso en nosotros es removido y ya no ocupará  un peso o carga , entonces así podremos  fructificar y pasar a otro nivel en la vida.

Las adversidades que Dios permite en nuestras vidas no están diseñadas para destruirnos, sino para que podamos elevarnos  sobre ellas.
Es importante tener un conocimiento esencial del porqué enfrentamos dificultades y lo indispensable que son para el desarrollo y éxito en nuestras vidas.
 
A continuación cito algunas de las razones de las adversidades en nuestras vidas.
 
 
1.       La adversidad es la manera en que Dios logra nuestra atención:
Muchas veces el mundo ejerce en nosotros tanta influencia que nos llenamos de tantas presiones, estrés, que no escuchamos la voz de Dios, alertándonos de cosas que no son de beneficios para nuestras vidas.
Entonces acontece algún evento o situación que nos aflige y nos tornamos a Dios en busca de ayuda.
 
 
2.    La adversidad es la garantía de que Dios nos ama.
La palabra disciplina significa (instrucción). La disciplina del Señor tiene el propósito de hacernos partícipes de su santidad y en la cual El ejecuta su corrección porque Dios a quien ama disciplina.  (Hebreos 12:5)
 
 
3.    La adversidad es un recordatorio de nuestra debilidad.
Cuando miramos objetivamente la adversidad que tenemos por alguna debilidad humana y la rendimos ante Dios, podemos expresar lo que Apóstol Pablo dijo ¨porque cuando soy débil, entonces soy fuerte ¨ ( 2 Corintios 12:10) .
 
 
4.    La adversidad es la forma que Dios usa para conquistar nuestro orgullo.
El propósito de Dios en sus tratos con nosotros es confórmanos a la imagen de Cristo. El orgullo se opone directamente a ese propósito, ya que no es otra cosa que pensar que lo que somos y tenemos ha sido nuestro resultado.
El orgullo pretende destronar a Dios y hacernos creer en nuestras propias fuerzas somos  autosuficientes.
Durante este tiempo de auto exaltación, la adversidad es permitida para mostrar nuestra insuficiencia e incapacidad y llevarnos a confiar absolutamente en Cristo.
 
 
5.    La adversidad es una evidencia de que estamos en un conflicto espiritual.
Cuando hay adversidad en forma de confusión, sospecha y división, hay actividad del mal presente.
El enemigo aprovecha estas temporadas tormentosas en nuestras vidas para tomar ventajas sobre nosotros y desenfócanos en cuanto a la confianza y descanso que tenemos que tener en Dios.
(Efesios 6:12)
 
Dios hoy quiere invitarte a que veas la aflicción o adversidad que estas atravesando a través de la óptica de la fe, ya que El hoy te dice que a los que les aman todas las cosas le ayudan a bien y que esa adversidad no te destruirá o te derrotará, sino que saldrá victoriosamente de ella, si pones toda tu confianza en El.
 
Gracias Padre celestial por la ayuda que Tú siempre nos da en medio de cualquier aflicción . Ayúdanos a ver la parte positiva y permitir que nuestro carácter sea forjado conforme a la imagen de tu hijo Jesús. Te lo pedimos en el nombre de Jesús .Amen
 
                                 www.elrehmadehoy.blogspot.com
 
 
  

No hay comentarios:

Publicar un comentario